La explotación de las canteras de mármol en Macael data de la época de los fenicios.

La llegada del imperio romano a la península ibérica motivó que el mármol blanco de Macael también fuera utilizado como elemento constructivo, en obras tan emblemáticas como el teatro romano de Mérida y la ciudad de Itálica en Sevilla.

Durante la época musulmana, las canteras de Macael adquirieron gran fama y se extrajo mármol para diferentes obras, tales como la Alcazaba de Almería, el patio de los leones de la Alhambra de Granada, los jardines del Generalife y el Palacio de Medina Azahara en Córdoba.

Ya en la era moderna, la explotación del mármol blanco de Macael desencadenó, en 1836, la construcción de la primera fábrica de aserrado y desbastado de piedra hecha en nuestro país.

Desde entonces hasta nuestros días, multitud de grandes obras han mirado hacia nuestra comarca cuando han necesitado productos de piedra natural, dada la larga tradición y el conocimiento adquirido durante todo este tiempo. Este “saber hacer” ha hecho que la comarca de Macael sea considerada un lugar de referencia de primer orden a la hora de trabajar la piedra.